Nuevas recetas

Sugus rosas caramelo

Sugus rosas caramelo

Porciones: 20

Tiempo de preparación: menos de 30 minutos

PREPARACIÓN DE LA RECETA Rosas caramelo Sugus:

Dependiendo de su imaginación y talento, puede modelar cualquier cosa con caramelos Sugus. Hice rosas con las que decoré un pastel especial. Bávaro dulce-amargo (con chocolate amargo), publiqué la receta en el cocinero hace algún tiempo //retete/bavareza-dulce-amaruie-1333.html

Sitios de consejos

1

Te recomiendo decorar el bizcocho con las rosas caramelo antes de servirlo, ¡para que los caramelos no se derritan en la nevera!


¡Recetas de postres y pasteles de todo el mundo!

Marruecos, Madagascar, Sudán, Egipto, Túnez, Sudáfrica, Ghana, Australia, Brasil, el Caribe, China, Filipinas, Francia, Alemania, Grecia, India, Vietnam, Irlanda, Turquía, Siria, Israel, Rusia o España.

Duraznos africanos en escabeche
Pastel de chocolate egipcio
Pastel marroquí con dátiles
Brigadiers brasileños
Budín de nueces brasileño
Frappé de chocolate brasileño con Coca-Cola
Pastel brasileño con palmito
Pastel tropical con zanahorias
Famosas galletas chinas Ravase
Arroz con leche con frutas confitadas
Chocolate con ginseng y lichi
Pastel de castañas de agua
Bibinka (desierto filipino)
Muffins franceses horneados
Compota de fruta fresca
Donas francesas (BEIGNETS)
Helado de melocotón francés
Pastel de queso parisino
Bayerische Erdbeercreme (fresas bávaras)
Amazon Chocolate (Amazon Schokoladen)
Crema de naranja bávara
Fladle Uberbacken (clatita de Suabia)
Pastel picante de chocolate bávaro
Baklava griego
Yogur griego con miel
Badaam Ka Halwa - Delicia india con almendras
Mysore - dulces de harina de Bengala
Café irlandés No. 2
Crema irlandesa de Bailey
Helado de cerveza Guinness
Nubes de chocolate con menta
Pastel de chirivía irlandesa
Pudín de trigo sirio
Keskul (pudín de almendras turco)
Lokum (mierda turca)
Pastel sirio con salsa de cerezas frescas
Kulich Ruso
Pastel negro ruso
Plátanos maduros españoles
Galletas españolas
Crema Catalana
Polvorones - pánico español
Receta española de tiramisú
Pudín de plátano vietnamita
Café vietnamita con hielo
Pastel vietnamita de mandioca

. y muchas otras recetas deliciosas.

El libro está en formato PDF y contiene más de 125 páginas con recetas únicas de dulces y pasteles recogidas de las tradiciones culinarias de diferentes países del mundo.

Este producto viene con no menos de 5 BONUS:

1. Postres de chocolate - 69 deliciosas recetas de chocolate, sencillas y fáciles de hacer:

Plátanos de chocolate , Barras de Congo , Galletas con panela y chocolate , Muffins con capuchino y toques de chocolate , Café con chocolate y almendras , Fresas envueltas en chocolate , Fiesta chocolate caliente , Postre de chocolate y pera , Licor de chocolate , Batido de plátano y chocolate , Nueces de macadamia con chocolate blanco , Pan de chocolate , Pastel de Snickers , Pastel de chocolate sin grasa , Pastel de microondas , Pastel mejor que el sexo , Pastel de chocolate y zanahorias , Trufas de chocolate.

. y muchas otras recetas deliciosas.

2. Delicias de frutas - 131 recetas de frutas refrescantes:

Plátanos maduros, Merengue de melocotón, Pudín de arándanos, Pudín de piña, Pudín de manzana y galleta, Pudín de tapioca con higos y manzanas, Compota de naranja y manzana, Postre de pomelo, Pomelo Ambrose, Gelatina de naranja, Manzanas con crema de rosas, Cebada con higos, Pandispan con moras , Naranjas con frutos rojos, Higos al baño de vapor, Pasas con salsa de frambuesa, Soufflé de albaricoque, Tapioca de moras, Tarta de grosella verde, Pastel de frambuesa, Crema de rosas, Color de frutas, Pasta de almendras, Salsa de coco.

. y muchos otros postres refrescantes.

3. Deliciosas recetas de donas - ¿Sabes cocinar donas? ¿Cómo sería saber cocinar 33 tipos diferentes de donas?

Churros, Donuts con masa fermentada, Donuts con cerveza, Donuts con galletas, Donuts con fresas, Donuts con chocolate, Donuts con chocolate blanco, Donuts con chocolate (para diabéticos), Donuts con calabaza, Donuts con Dunkin, Donuts con glaseado, rosquillas italianas, rosquillas mexicanas (buñuelos), rosquillas rápidas, rosquillas de centeno, rosquillas rellenas de frambuesa, rosquillas húngaras, malasadas (rosquillas portuguesas).

. y otras sabrosas recetas de donas.

4. Helado sabroso - 93 recetas de helados exóticos y sabrosos:

Helado de Cayena, Helado de Aguacate, Helado de Arándano y Jugo de Naranja, Helado de Avellana, Helado de Plátano y Nuez, Helado de Cerveza Guinness, Helado de Caramelo Inglés, Helado de Café, Helado de Caramelo y Almendras, Helado sin azúcar, helado de té verde, helado de chocolate y nueces de macadamia, helado de coco, helado de calabaza, helado de melocotón francés, helado italiano con plátanos, helado de manzana y nueces, helado de Philadelphia Blue, helado de azafrán, helado de rosa, helado de vainilla francesa.

. y muchas otras deliciosas recetas de helados.

5. Pasteles sencillos y rápidos - más de 200 recetas de dulces y pasteles deliciosos, sencillos y rápidos:

Barras de caramelo, barras de queso tiramisú, barras Kit-Kat, barras de galletas Oreo, bolas de chocolate bourbon, bolas rápidas, galletas de mantequilla de maní sin madurar, galletas gigantes con miel y avena, galletas glaseadas de menta, caramelos de chocolate, año nuevo chino, Caramelos Martha Washington, caramelos de sirope de arce, muffins de frambuesa, caramelos de capuchino, patatas fritas envueltas en chocolate. Tortitas con queso y sirope de fresa, Postres de chocolate y nueces, Dulces de amapola húngara, Caracoles con avellanas y dátiles, Deliciosas galletas, Pastel de 8 minutos, Pastel con meslas y zanahorias, Pastel de calabaza y chocolate blanco, Pastel Better Than Sex, Pastel de queso de la Selva Negra , Tarta de queso.

. y muchas otras recetas sencillas y rápidas.

Todos los libros se entregan en formato PDF, por correo electrónico en caso de pago bancario, o en CD, contra entrega por correo. La entrega contra reembolso por correo rumano es ahora ¡LIBRE!


DULCES DECORACIONES FLORALES

100 gy una cucharada de miel. o
2 piezas de chocolate blanco casero (

100g) + una cucharada de energizante (miel artificial

Rosa de chocolate: derrita el chocolate en un baño de vapor y luego agregue la miel. Después de mezclar bien, viértalo sobre un papel de aluminio y póngalo en el refrigerador hasta que se enfríe, luego de lo cual se procesa.

Con toda esta pasta podrás aderezar la tarta en su totalidad.

También se pueden hacer rosas u otras flores a partir de crema de mantequilla (mantequilla, azúcar fina, aromas, colorantes alimentarios) con pos especiales, cuidando de formar pétalos alrededor de un medio en forma de capullo, para rosas y, según la imaginación, para otras flores. Pruébelo primero y, cuando crea que es lo suficientemente bueno, pruébelo directamente en el pastel.


Ingrediente:

  • 50 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar blanca
  • 100 g de azúcar morena
  • 170 g de leche condensada dulce.

Método de preparación de caramelos caseros:

  1. Derrita la mantequilla en una sartén alta antiadherente, luego agregue el azúcar blanca, el azúcar morena y la leche condensada. Deje la sartén a fuego lento y revuelva continuamente en la composición hasta que comience a hervir.
  2. Déjalo hervir durante unos 30 minutos, hasta que la composición se desprenda de la sartén.
  3. 5 minutos para enfriar, luego verter la composición en cubitos de hielo engrasados ​​con un poco de mantequilla. Luego refrigere las formas durante al menos 30 minutos.

Quédate los deliciosos caramelos caseros en un recipiente con tapa, a temperatura ambiente y ¡deléitese con algo dulce cuando lo desee!


Parte 2: El sabor de Oriente

"La ciudad parece una bandeja de bragagiu, adornada con cal, sugiuc y azúcar blanca. Todo es blanco ".

La influencia turca en nuestra cocina dulce es reconocida fuerte y claramente por El Grand Larousse gastronómico (1). Se puede decir que el "siglo Phanariot", este apogeo de la influencia oriental en nuestro país, es la época dorada de las mermeladas de todo tipo. Pero veamos quiénes son los miembros de esta familia, antes conocida como el paraguas. Enjambres.

Cariño está hecho de frutas enteras, solo de cierto tipo, hervidas en almíbar de azúcar. De entrada hay que decir que la recepción de visitas y mensajes en los juzgados de los señores Fanariot, incluyó en el protocolo, durante todo el período, el servicio de los altos invitados con pico, café, mermelada y otra dulces (es decir, dulces). A principios de siglo. XIX los representantes de la Puerta todavía fueron recibidos en el Tribunal de Bucarest con honor en termones, como los que se celebran para la fiesta musulmana de Bairam: Y primero fueron dulces, cuando luego, de repente, empezaron a cantar con trompetas, se tiraron y [desde] pistolas y cantó la meterhanea(2). Pero también el comerciante inglés William Hunter, recibido en audiencia en Vodă Mihai Șuțu (1792) en Iași, fue honrado, siendo servido con café y mermelada que tenían un aroma maravilloso (3).

El trato a los invitados con mermelada y café, no solo durante el reinado, sino también en las casas de los boyardos y en las de la clase media emergente, fue, en seg. XVIII y en las primeras décadas de la siguiente, una auténtica costumbre. Hay que decir que a quienes venían de otras áreas culturales no siempre les gustaron las costumbres orientales del lugar. En Bucarest, el pintor Barabas Miklos, siendo invitado varias veces a cenar en las casas de gente más adinerada o incluso boyardos, remarcó con disgusto que servir la dulzura se usaron una cucharadita limpia y un vaso [para agua], así que quien lo tomó primero recibió la cucharadita limpia, pero el que vino después de él tuvo que lamer el resto del dulce del invitado vecino. (4)

También en la primera mitad del siglo. XIX, ubicado en Iași, el Dr. Weinberg comenta, no sin un poco de irritación, la costumbre del boyardo de tratar a los invitados con mermeladas: no importa la frecuencia con la que visite a su familia, aunque sea una o dos veces al día, se le debe ofrecer un tratamiento, porque esa es la costumbre del país.. Más afortunado que el pintor Barabas, la mermelada del Dr. Weinberg se sirvió en una bandeja de café. en bonitos vasos de cristal. En una graciosa canasta de plata reposan las cucharaditas, con las que se ingresa la dulce chisea y alrededor hay espléndidos vasos, sobre todo de Bohemia, caros, llenos de agua fría.. Probablemente durante este período, la costumbre de servir mermelada con agua y / o café, preferiblemente en vasijas dedicadas a tal fin, comience a ser imitada por la burguesía y otros ciudadanos. El hábito ha desaparecido recientemente. Algunos abuelos todavía lo practicaban.

Para la mermelada se puede utilizar la mayoría de frutas de la huerta o del bosque, así que no exageramos si decimos: cuántas frutas, tantas mermeladas. El primer libro de cocina compuesto en el espacio extracarpato fue escrito en el siglo XV. XVII y circuló intensamente en el siglo siguiente (5). Libro para escribir platos de pescado y cigalas, ostras, caracoles, verduras, hierbas y otros alimentos secos y dulces, según su orden. es su nombre, y se desconoce el autor. Un capítulo está dedicado, como de otro modo, a las mermeladas. Entonces, Enseñanzas para hacer muchas rebanadas de mermelada. muestra al lector cómo hacer mermeladas con cáscara de naranja amarga (naramze) con y sin limón, de grosellas, moras, ciruelas, piarseci, aguridos, membrillos, cerezas, albaricoques y albaricoque verde (corcodue, es decir). A su vez, el pobre Barabas Miklos también comentó eso en Bucarest en la década de 1930. XIX, la mermelada más apreciada fue la (cáscara) de limón. Casi al mismo tiempo, en Iasi, el periódico La abeja rumana también anunció a sus lectores que en la tienda de comestibles de Coroi's Inn en St. Spiridon Street llegó un lote de frambuesas frescas, muy buenas y baratas (6). Agregue a estos los dulces que encuentra en los libros de cocina de hoy y especialmente de ayer y tendrá una imagen impresionante.

Durante el período del que estamos hablando, también se utilizó la preparación de mermeladas a partir de pétalos de flores. Mermelada de rosas merece una mención especial. Ella también era conocida como rodozahar (del griego). La variante se transformó, según las "reglas" de la etimología popular, en fruta azucarada. Esta mermelada hizo carrera durante ese período, siendo considerada, como los pétalos y el agua de rosas, un símbolo de amistad y aprecio por el huésped que llega. En su paso por Moldavia hasta la Puerta Alta en 1779, el conde de Launay (7) se sumó a los patios de boyardos que se le presentaron. No hace falta decir que sus anfitriones lo inundaron con café y mermeladas. Pero en la mansión Iepureni lo reciben con mermelada de rosas. Allí nuestro viajero descubre que La mermelada de rosas tiene una gran demanda. Los boyardos plantan rosas en jardines y le dan a los pétalos diferentes usos, entre otros, los pétalos se regalan a los amigos. Las rosas para mermelada se cultivaron por separado de las decorativas, y de las primeras se prepararon no solo mermeladas, sino también agua de rosas, aceites y perfumes (8).

Agua de rosas, sobre el que el recetario mencionado anteriormente nos guardaba dos recetas, también podría contener ingredientes como sombreros de choque, alerce y todo tipo de especias. Se utilizaba para enjuagar y perfumar las manos, pero también podía convertirse en ingrediente. Este es el caso, por ejemplo, de aquellos con agua de rosas que Voda Constantin Brâncoveanu le dio a un gobernador otomano. Aquí hay un nuevo azúcar, entonces: pan rallado con agua de rosas.

Cuando hablamos de Enjambres En ese momento, lo más probable es que no solo la dulzura en sí estuviera oculta bajo este nombre general, sino también mermelada (también elaborado con azúcar, pero no en forma de almíbar, ya que en dulzor se vierte el azúcar sobre las frutas o trozos semienterrados, y después de fundirlos se hierven), mermelada (esto también se puede hacer a partir de una mezcla de diferentes frutas, pero se agrega azúcar triturado después de hervir la pasta de frutas) o mermelada (generalmente de pasta de ciruela, sin azúcar Radu Anton Roman también conocía magiun de albaricoque o aciano muy maduro). En el caso del mago, el nombre se toma prestado del turco. Para los turcos, sin embargo, magiun es una pasta de varios colores hecha de azúcar caramelizada o melaza, con mantequilla y muchas especias y hierbas.

En 1783 en Muntenia, entre dos guerras ruso-otomanas, Voda Caragea sirvió al cónsul ruso en su corte no solo con mermelada y café, sino también con sorbete (tc. sorbete). Se prepara hirviendo con azúcar o almíbar el jugo de la fruta exprimida, mezcla, que luego de unir se frota bien hasta que adquiera la consistencia y textura que requieren los sorbetes. Solo se utiliza un tipo de fruta. ¡Sirve con agua fría o café! Del libro de Potra, Bucarest, encontramos que en 1799, Vodă Moruzi recibió a los funcionarios de la Puerta en la cama [es decir, en los sofás] y ponerlos para servir con mermelada, café y frijoles también aprendemos que Se trajeron sorbetes y se les dio a los huéspedes comunes.. Luego siguió un rociar con agua de rosas. Estamos tratando aquí con una jerarquía de Enjambres dentro del protocolo? Así parece.

Tanto Barabas Miklos como el Dr. Weinberg mencionan el sorbete junto con la dulzura en las casas de boyardos o habitantes adinerados de Muntenia y Moldavia. Miklos también menciona que el sorbete de rosas fue muy popular en la capital de Muntenia. En el RecuerdosRadu Rosetti (9) habla de las grandes plantaciones de rosas boyardas que se utilizan no solo para el palo de rosa y el agua de rosas, sino también para sorbete. Para otro viajero de nuestras tierras, August Lancelot, las mermeladas contenían exactamente la cantidad de azúcar necesaria para no perder el sabor de la fruta, y los sorbetes son fondant, almibarados y refrescantes. Lo mejor parecía ser el sorbete de rosas y el sorbete de violetas (pétalos). No confundir con el sorbete Phanariot sorbete-ul (palabra tomada del francés), que designa un postre frío que se acompaña de un helado de frutas.

Y gelatina viene del turco, y a través de un francés, también se le llamó gelatina. Se trata de hervir el jugo de frutos verdes, semi-maduros o ácidos, en la piel y junto con los huesos que llevan la sustancia gelatinosa. Agregue el azúcar y cocine a fuego lento hasta que espese. Se obtiene una masa gelatinosa semitransparente. Como diría Anton Roman, la piel es un sorbete medio hervido (.). No podemos concluir la enumeración de las mermeladas de Phanariot sin mencionar las llamadas bigote muhalebiu, como olvidado entre el Danubio y el Mar Otomano. Anton Roman lo describe como un jarabe muy espeso que se vuelve viscoso, elaborado a partir de mosto, nueces, harina y azúcar en polvo.

El mismo Radu Anton Roman (10) también identificó en Muntenia y Dobrogea, verdaderas reliquias de la cocina oriental de antaño, como sorbetes de flores de nenúfar, flores de tilo, hachas, menta, acacia, corcoduşe o uvas, mermelada de hachas y la uno hecho de corteza (sandía). También en Dobrogea, Anton Roman conocía un pastel relleno de flores de acacia y nueces molidas. ¿Un híbrido de influencias otomanas en la cocina tradicional rumana? ¿Y no se puede decir lo mismo de las manzanas maduras rellenas de mermelada, que también se encuentran en Dobrogea?

Mierda (tc. „= agradable, relajante”) no necesita ninguna presentación, porque durante mucho tiempo ha encontrado un lugar cálido en la cocina rumana contemporánea, especialmente en forma de ingrediente en pasteles y tartas. También es una masa gelatinosa, pero más fuerte (consistencia agradable - "gomosa", podríamos decir), presentada en forma de cubos de colores, más grandes o más pequeños. En turco, sin embargo, se llama, Delicia Turca.

Bigi-bigi también era una variante de la mierda, hecha de pasta roja gelatinosa mezclada con nueces y que tenía forma cilíndrica. También cilíndrico o enrollado, fue sugiuc-ul (tc. sugiuk = "Chorizo"), elaborado a partir de frutos secos empapados en mosto hervido con harina. Con el tiempo, el sugiuc pasó a llamarse bigi-bigi, y bigi-bigi pasó a llamarse manzanas maduras con azúcar glas.

Junto con los dulces de los rumanos tradicionales (queso, cozonac y otros productos horneados dulces), los productos mencionados anteriormente se podían encontrar en las ferias y ferias de los siglos XVIII y XIX, en los vendedores ambulantes (muchos de ellos balcánicos) y en simigerii, el antepasado de nuestra repostería. Podrías encontrar más majadero (tc. pestil), una pasta de frutas, especialmente membrillo, que se secaba y luego se servía en forma de gruesas láminas, te topaste piruletas y caramelo, podrías saborear sintió, elaborado a partir de una masa blanda dotada de sésamo y glaseada con azúcar. Como los pretzels normales, simit fue bien con cerveza de mijo y la mierda y sus primos también se sirvieron con braga (ver arriba) para que se pudieran ver fanfarrones vendiendo tales dulces al mismo tiempo - un postre completo. También pertenece a este período freír en un baño de aceite, el famoso grito ¡Tomen la rosquilla enojada, gente! resonó, junto con Rahat. con agua fría! En todas partes.

No olvidemos halva! Sobrevive con éxito hasta el día de hoy, estando elaborado con todo tipo de ingredientes en nuestro país, especialmente a partir de semillas de girasol, pasta de sésamo (tahini) o harina. Solo podemos imaginar que en el siglo XVIII la variedad era mucho mayor. No confundamos halva con alvița, que ella también se vendió como pan caliente, que se prepara a partir de láminas de pastel con un crujiente relleno de nueces, miel / azúcar y claras de huevo, todo aromatizado con limón.

Podemos considerar que ya hemos entrado en el ámbito de las tortas con sabor oriental. También estuvo presente en ferias y funerales pan de jengibre, que se comercializa en Estambul desde el sec. XVI bajo el nombre de bogcea. Luego baklava, el elaborado a partir de láminas de pastel rellenas de almendras, pistachos y, sobre todo en nuestro país, frutos secos, todo empapado en miel y / o almíbar de azúcar Sarailia (de tc. Sarayle = „Como en / del palacio”), que se diferencia del pasamontañas, no tanto en los ingredientes como en la forma: rollos. También es almibarado kanafeh, pero las hojas de pastel se reemplazan con fideos muy finos, el relleno es aproximadamente el mismo que los demás: ¡variaciones sobre el mismo tema dulce!

Volviendo a Anton Roman, menciona las llamadas galletas "sureñas". los barcos son tortas de masa con nueces, untadas con mermelada o mermelada y espolvoreadas con azúcar. Nadie puede saber cómo se llamaban hace 200 años, pero podemos imaginarlos esperando una propina (tc. Tepsic), cerca del cincel (tc. besar) con mermelada de una mesa de café (tc. kahve) junto al sofá (tc. sofá) desde la habitación de invitados de cada boyardo.

En 1793, el general ruso Kutuzov se detuvo, de camino a Estambul, en la corte de Voda Moruzi, donde le sirvieron, además de dulces, café y sorbetes, y con bayas. ¿Fruta en sentido general? ¿Frutos secos, como en el sentido popular? Bastante frutas escarchadas Y varios dulces a base de fruta y azúcar. El mismo libro de cocina de la sec. XVII, que nos llegó como un manuscrito de Brancoveanu, nos da una idea sobre estas "uvas" de lujo. Capítulo Alimentos de uvas secas y verdes, en días secos y dulces. revela que las frutas frescas o secas (después de mantenerlas en agua caliente) se hervían con vino (tinto o blanco), azúcar y especias caras y luego la mezcla se vertía sobre rebanadas de pan tostado, todo rociado con. azúcar. Se apuntó a peras y membrillos juntos, manzanas, una combinación de cerezas, guindas, ciruelas maduro y melocotones, melocotones solos y, al final, solo ciruelas.

Terminamos nuestro micro viaje Phanariot y post-Phanariot completamente endulzados a dulces y mermeladas y convencidos de que, al menos desde un punto de vista, la vida de muchas personas en ese período era muy, muy dulce. Antes de ver lo que pasó, tengo otra pregunta. ¿Quieres más azúcar?

(1) El Grand Larousse gastronómico, 2007, véase la entrada RUMANÍA
(2) George Potra, Desde Bucarest ayer, vol. 1, pág.90
(3) ídem, vol. 1, pág.118
(4) Adrian Majuru, El pintor Barabas Miklos y Bucarest, Magazin Istoric 12/1999
(5) Ioana Constantinescu, Un mundo en un libro de cocina. Manuscrito de la era Brancoveanu, Bucarest, 1997
(6) Theo Stănescu Stanciu, Publicidad: el alma del comercio, II, Magazin Istoric 02/2003
(7) Constantin Gane, A través de la vieja Moldavia, Revista Histórica 03/1972
(8) Marius-Aleodor Teodorescu, La rosa dulce con aromas de Phanariot, Revista Histórica 07/2002
(9) Radu Rosetti, Recuerdos: lo que escuché de los demás. Desde la niñez. Desde una temprana edad., Bucarest, 2017
(10) Radu Anton Roman, Platos, vinos y costumbres rumanos, Bucarest, 1998


El mundo de Cristina

Todos conocemos las lindas rosas en pasteles y tartas. En la mayoría de los casos se elaboran a partir de pasta de azúcar a la que se le añade colorante alimentario.
Deseándome unas rosas para un pastel, pero sin pasta de azúcar ni colorantes, busqué en internet y encontré la idea del Sobre en el foro Culinar.ro. Ella propuso hacer rosas de caramelo. Idea inteligente, ¿verdad?
Ella usó caramelos Sugus, pero yo probé caramelos simples Cipi y Maoam.

Corté los caramelos en 5 trozos, uno más pequeño y cuatro más o menos iguales.

De la pieza más pequeña formé una lágrima y la pegué encima de un palillo:

Coloqué las otras piezas a su vez entre dos trozos de papel de aluminio y las extendí con el tornado en formas alargadas y ovaladas.

. que pegué artísticamente :) y circularmente la lágrima se clavó en el palillo.
Y las rosas están listas :) Fácil, ¿verdad? :) Te digo de todo corazón que es muy fácil de hacer y no necesitarás quién sabe qué habilidad artística :)
Inserte los palillos de dientes "florecidos" en una esponja para platos para que permanezcan en posición vertical hasta su uso.
¡Cuidadoso! ¡Las rosas se mantienen frías hasta su uso!


Parte 2: El sabor de Oriente

"La ciudad parece una bandeja de bragagiu, adornada con cal, sugiuc y azúcar blanca. Todo es blanco ".

La influencia turca en nuestra cocina dulce es reconocida fuerte y claramente por El Grand Larousse gastronómico (1). Se puede decir que el "siglo Phanariot", este apogeo de la influencia oriental en nuestro país, es la época dorada de las mermeladas de todo tipo. Pero veamos quiénes son los miembros de esta familia, antes conocida como el paraguas. Enjambres.

Cariño está hecho de frutas enteras, solo de cierto tipo, hervidas en almíbar de azúcar. De entrada hay que decir que la recepción de visitas y mensajes en los juzgados de los señores Fanariot, incluyó en el protocolo, durante todo el período, el servicio de los altos invitados con pico, café, mermelada y otra dulces (es decir, dulces). A principios de siglo. XIX los representantes de la Puerta todavía fueron recibidos en el Tribunal de Bucarest con honor en termones, como los que se celebran para la fiesta musulmana de Bairam: Y primero fueron dulces, cuando luego, de repente, empezaron a cantar con trompetas, se tiraron y [desde] pistolas y cantó la meterhanea(2). Pero también el comerciante inglés William Hunter, recibido en audiencia en Vodă Mihai Șuțu (1792) en Iași, fue honrado, siendo servido con café y mermelada que tenían un aroma maravilloso (3).

El trato a los invitados con mermelada y café, no solo durante el reinado, sino también en las casas de los boyardos y en las de la clase media emergente, fue, en seg. XVIII y en las primeras décadas de la siguiente, una auténtica costumbre. Hay que decir que a quienes venían de otras áreas culturales no siempre les gustaron las costumbres orientales del lugar. En Bucarest, el pintor Barabas Miklos, siendo invitado varias veces a cenar en las casas de gente más adinerada o incluso boyardos, remarcó con disgusto que servir la dulzura se usaron una cucharadita limpia y un vaso [para agua], así que quien lo tomó primero recibió la cucharadita limpia, pero el que vino después de él tuvo que lamer el resto del dulce del invitado vecino. (4)

También en la primera mitad del siglo. XIX, ubicado en Iași, el Dr. Weinberg comenta, no sin un poco de irritación, la costumbre del boyardo de tratar a los invitados con mermeladas: no importa la frecuencia con la que visite a su familia, aunque sea una o dos veces al día, se le debe ofrecer un tratamiento, porque esa es la costumbre del país.. Más afortunado que el pintor Barabas, la mermelada del Dr. Weinberg se sirvió en una bandeja de café. en bonitos vasos de cristal. En una graciosa canasta de plata reposan las cucharaditas, con las que se ingresa la dulce chisea y alrededor hay espléndidos vasos, sobre todo de Bohemia, caros, llenos de agua fría.. Probablemente durante este período, la costumbre de servir mermelada con agua y / o café, preferiblemente en vasijas dedicadas a tal fin, comience a ser imitada por la burguesía y otros ciudadanos. El hábito ha desaparecido recientemente. Algunos abuelos todavía lo practicaban.

Para la mermelada se puede utilizar la mayoría de frutas de la huerta o del bosque, así que no exageramos si decimos: cuántas frutas, tantas mermeladas. El primer libro de cocina compuesto en el espacio extracarpato fue escrito en el siglo XV. XVII y circuló intensamente en el siglo siguiente (5). Libro para escribir platos de pescado y cigalas, ostras, caracoles, verduras, hierbas y otros alimentos secos y dulces, según su orden. es su nombre, y se desconoce el autor. Un capítulo está dedicado, como de lo contrario, a las mermeladas. Entonces, Enseñanzas para hacer muchas rebanadas de mermelada. muestra al lector cómo hacer mermeladas con cáscara de naranja amarga (naramze) con y sin limón, de grosellas, moras, ciruelas, piarseci, aguridos, membrillos, cerezas, albaricoques y albaricoque verde (corcodue, es decir). A su vez, el pobre Barabas Miklos también comentó eso en Bucarest en la década de 1930. XIX, la mermelada más apreciada fue la (cáscara) de limón. Casi al mismo tiempo, en Iasi, el periódico La abeja rumana también anunció a sus lectores que en la tienda de comestibles de Coroi's Inn en St. Spiridon Street llegó un lote de frambuesas frescas, muy buenas y baratas (6). Agregue a estos los dulces que encuentra en los libros de cocina de hoy y especialmente de ayer y tendrá una imagen impresionante.

Durante el período del que estamos hablando, también se utilizó la preparación de mermeladas a partir de pétalos de flores. Mermelada de rosas merece una mención especial. Ella también era conocida como rodozahar (del griego). La variante se transformó, según las "reglas" de la etimología popular, en fruta azucarada. Esta mermelada hizo carrera durante ese período, siendo considerada, como los pétalos y el agua de rosas, un símbolo de amistad y aprecio por el huésped que llega. En su paso por Moldavia hasta la Puerta Alta en 1779, el conde de Launay (7) se sumó a los patios de boyardos que se le presentaron. No hace falta decir que sus anfitriones lo inundaron con café y mermeladas. Pero en la mansión Iepureni lo reciben con mermelada de rosas. Allí nuestro viajero descubre que La mermelada de rosas tiene una gran demanda. Los boyardos plantan rosas en jardines y le dan a los pétalos diferentes usos, entre otros, los pétalos se regalan a los amigos. Las rosas para mermelada se cultivaron por separado de las decorativas, y de las primeras se prepararon no solo mermeladas, sino también agua de rosas, aceites y perfumes (8).

Agua de rosas, sobre el que el recetario mencionado anteriormente nos guardaba dos recetas, también podría contener ingredientes como sombreros de choque, alerce y todo tipo de especias. Se utilizaba para enjuagar y perfumar las manos, pero también podía convertirse en ingrediente. Este es el caso, por ejemplo, de aquellos con agua de rosas que Voda Constantin Brâncoveanu le dio a un gobernador otomano. Aquí hay un nuevo azúcar, entonces: pan rallado con agua de rosas.

Cuando hablamos de Enjambres En ese momento, lo más probable es que no solo la dulzura en sí estuviera oculta bajo este nombre general, sino también mermelada (también elaborado con azúcar, pero no en forma de almíbar, ya que en dulzor se vierte el azúcar sobre las frutas o trozos semienterrados, y después de fundirlos se hierven), mermelada (esto también se puede hacer con una mezcla de diferentes frutas, pero se agrega azúcar triturado después de hervir la pasta de frutas) o mermelada (de obicei din prune pastă, fără zahăr Radu Anton Roman mai cunoștea magiunuri din caise sau corcodușe foarte coapte). În cazul magiunului, denumirea este împrumutată din turcă. La turci însă, magiunul este o pastă divers colorată din zahăr caramelizat sau melasă, cu unt și cu multe mirodenii și ierburi.

În 1783 în Muntenia, între două războaie ruso-otomane, Vodă Caragea îl servește pe consulul Rusiei la curtea sa nu doar cu dulceață și cafea, ci și cu șerbet (tc. șerbet). Acesta se prepară prin fierberea cu zahăr sau sirop de zahăr a sucului fructelor stoarse, amestec, care după ce se leagă este frecat bine până capătă consistența și textura cerută de șerbeturi. Se folosește un singur tip de fructe. Se servește cu apă rece sau cu cafea! Spicuind din cartea Bucureștilor a lui Potra, aflăm că în 1799, Vodă Moruzi primea oficiali ai Porții pă pat [adică pe sofale] și punea să fie serviți cu dulceață, cafea și ciubuc mai aflăm că s-au adus și șerbeturi de s-au dat musafirilor de rând. A urmat apoi o stropire cu apă de trandafiri. Avem aici de-a face cu o ierarhizare a dulcețurilor în cadrul protocolului? Se pare că da.

Și Barabas Miklos, și dr. Weinberg pomenesc de șerbet în tandem cu dulceața în casele boierilor sau ale orășenilor înstăriți din Muntenia și Moldova. Miklos mai menționează și că șerbetul de trandafiri era foarte popular în capitala Munteniei. În Amintiri-le sale, Radu Rosetti (9) vorbește despre marile plantații boierești de trandafiri folosiți nu doar pentru roduzahar și apă de trandafiri, ci și pentru șerbet. Pentru alt călător pe meleagurile noastre, August Lancelot, dulcețurile conțineau exact atâta zahăr cât era nevoie pentru a nu se pierde aroma fructelor, iar șerbeturile sunt fondante, siropoase și răcoritoare. Cele mai bune i se păreau a fi șerbetul de trandafiri și șerbetul de violete (petale). A nu se confunda șerbetul fanariot cu sorbet-ul (cuvânt preluat din franceză), care desemnează un desert rece ce aduce cu o înghețată de fructe.

Și pelteaua vine din turcă, iar printr-un franțuzism, i s-a mai zis și jeleu. Este vorba despre fierberea sucului de fructe necoapte, semicoapte sau mai acrișoare, în coajă și împreună cu sâmburii purtători de substanță gelatinoasă. Se adaugă zahăr și se fierbe până se îngroașă. Se obține o masă gelatinoasă semitransparentă. Cum ar spune Anton Roman, pelteaua este un șerbet (. ) fiert pe jumătate. Nu putem încheia enumerarea dulcețurilor fanariote fără să amintim așa-numitul muhalebiu de must, uitat parcă între Dunăre și mare de otomani. Anton Roman îl descrie ca pe un sirop foarte gros care devine vâscos, preparat din must, miez de nucă, făină și zahăr pudră.

Același Radu Anton Roman (10) a mai identificat în Muntenia și Dobrogea, adevărate relicve ale bucătăriei orientale de odinioară, cum ar fi șerbeturile din flori de nufăr, flori de tei, din toporași, mentă, salcâm, din corcodușe sau struguri, dulceața din toporași și cea din coajă de harbuz (pepene verde). Tot în Dobrogea, Anton Roman știa de o plăcintă cu umplutură din flori de salcâm și nucă măcinată. Un hibrid al influențelor otomane asupra bucătăriei tradiționale românești? Și oare nu la fel se poate spune și despre merele coapte umplute cu dulceață, aflate de el tot în Dobrogea?

Rahatul (tc. „= plăcut, relaxant”) nu mai are nevoie de nici o prezentare, căci și-a găsit de mult un loc călduț în bucătăria românească contemporană, mai ales sub formă de ingredient în checuri și cozonaci. Este și el o masă gelatinoasă, dar mai tare (consistență plăcut-”cauciucoasă”, am putea spune), prezentat sub formă de cuburi colorate, mai mari sau mai mici. În turcă se numește însă, lokum.

Bigi-bigi era la rându-i o variantă a rahatului, din pastă roșie gelatinoasă amestecată cu nucă și care se prezenta sub formă cilindrică. Tot cilindric sau sub formă de sul, era sugiuc-ul (tc. sugiuk = ”cârnat”), preparat din nuci muiate în must fiert cu făină. În timp, sugiucul a ajuns să fie numit tot bigi-bigi, iar bigi-bigi au ajuns să fie numite și merele coapte cu glazură de zahăr tos.

Alături de dulciurile românilor tradiționale (brânzoaice, cozonac și alte copturi dulci), bunătățile de mai sus se puteau găsi pe la bâlciurile și târgurile secolelor XVIII și XIX, la vânzătorii ambulanți (mulți dintre ei balcanici) și în simigerii, strămoșul cofetăriei la noi. Mai găseai pistil (tc. pestil), o pastă din fructe, gutui mai ales, care se usca și apoi era servită sub formă de foi groase, dădeai peste acadele și caramele, puteai gusta simit, realizat dintr-un aluat moale dat cu susan și glazurat cu zahăr. Ca și covrigii normali, simitul mergea bine cu bragă și tot cu bragă se servea rahat-ul și verii săi (vezi deasupra) de aceea puteai vedea bragagii care vindeau în același timp și astfel de dulciuri – un desert complet. Prăjelile în baie de ulei aparțin și ele acestei perioade strigătul celebru Ia gogoașa înfuriată, neamule! răsuna, alături de Rahat. cu apă rece! în tot locul.

Să nu uităm de halva! Rezistă cu succes până astăzi, făcută fiind din tot felul de ingrediente la noi, mai ales din semințe de floarea soarelui, pastă de susan (tahini) sau făină. Nu putem decât să ne închipuim că în secolul XVIII varietatea era mult mai mare. Să nu confundăm halvaua cu alvița, care și ea se vindea ca plăcinta caldă, fiind preparată din foi de plăcintă cu o umplutură crocantă de nuci, miere/zahăr și albușuri, totul aromatizat cu lămâie.

Putem să considerăm că am intrat deja în zona prăjiturilor cu iz oriental. Nelipsită de la târguri și din simigerii era și turta dulce, care era comercializată la Istanbul încă din sec. XVI sub numele de bogcea. Apoi baclavaua, cea preparata din foi de plăcintă umplute cu migdale, fistic și, la noi mai ales, nuci, totul îmbibat în miere și/sau sirop de zahăr sarailia (din tc. sarayle = „ca la/de palat”), care diferă de baclava, nu atât prin ingrediente, cât prin formă: rulouri. Însiropat este și cataiful, dar foile de plăcintă sunt înlocuite cu tăiței foarte fini umplutura este cam la fel ca și la celelalte: variațiuni pe aceeași temă dulce!

Revenind la Anton Roman, acesta pomenește de prăjiturelele „sudiste” numite corăbiele sunt turtițe din aluat cu miez de nucă, unse cu marmeladă sau gem și presărate cu zahăr. Nu poate nimeni ști cum se numeau acestea acum 200 de ani, dar ni le putem imagina așteptând pe o tipsie (tc. tepsi), lângă chiseaua (tc. kise) cu dulceață de pe o măsuța de cafea (tc. kahve) de lângă sofaua (tc. sofa) din camera de oaspeți a cutărui boier.

În 1793, generalul rus Kutuzov se oprea, în drumul său către Istanbul, și la Curtea lui Vodă Moruzi, fiind servit, pe lângă dulcețuri, cafele și șerbeturi, și cu poame. Fructe în sens general? Fructe uscate, ca în accepțiunea populară? Mai degrabă fructe confiate și diverse zaharicale pe bază de fructe și zahăr. Aceeași carte de bucate din sec. XVII, care a ajuns la noi ca manuscris brâncovenesc, ne dă o idee despre aceste „poame” de lux. Capitolul Mâncări de poame uscate și verzi, în zile de sec și de dulce ne dezvăluie că fructele proaspete sau cele uscate (după ținerea lor în apă caldă), erau fierte cu vin (roșu sau alb), zahăr și mirodenii scumpe și apoi amestecul era turnat peste felii de pâine prăjită, totul fiind presărat cu. zahăr. Erau vizate perele și gutuile împreună, merele, un combo de cireșe, vișini, prune pârguite și piersici, piersicile singure și, la sfârșit, doar prunele.

Încheiem micro-periplul nostru fanariot și post-fanariot dedulciți de tot la zaharicale și dulcețuri și convinși că, cel puțin dintr-un punct de vedere, viața multor trăitori în acea perioadă a fost foarte, foarte dulce. Înainte de a vedea ce a urmat, mai am o întrebare. Zahăr mai doriți?

(1) Le Grand Larousse gastronomique, 2007, v. intrarea ROUMANIE
(2) George Potra, Din Bucureștii de ieri, vol. 1, p. 90
(3) idem, vol. 1, p. 118
(4) Adrian Majuru, Pictorul Barabas Miklos și Bucureștii, Magazin Istoric 12/1999
(5) Ioana Constantinescu, O lume într-o carte de bucate. Manuscris din epoca brâncovenească, București, 1997
(6) Theo Stănescu Stanciu, Reclama – sufletul comerțului, II, Magazin Istoric 02/2003
(7) Constantin Gane, Prin Moldova de altădată, Magazin Istoric 03/1972
(8) Marius-Aleodor Teodorescu, Trandafirul de dulceață cu arome fanariote, Magazin Istoric 07/2002
(9) Radu Rosetti, Amintiri – Ce am auzit de la alții. Din copilărie. Din prima tinerețe., București, 2017
(10) Radu Anton Roman, Bucate, vinuri și obiceiuri românești, București, 1998


Rețete de prăjituri fără coacere

1. Acadele cu șampanie

Ingrediente:

o jumătate de ceașcă de șampanie

460 g de biscuiți mărunțiți

3 linguri de sirop de porumb

Mod de preparare:

Pune șampania într-o cratiță, pe aragaz, la foc mediu. Pe măsură ce se încălzește, amestecă până când lichidul se reduce la jumătate, dar ai grijă ca acesta să nu fiarbă. După ce ai luat-o de pe foc, lasă șampania să ajungă la temperatura camerei și între timp amestecă zahărul pudră cu biscuiții mărunțiți, potrivit lifeloveandsugar.com. Adaugă apoi siropul de porumb și șampania și amestecă bine până obții o pastă. Modelează apoi biluțe din pasta obținută și în vârful acestora pune bețele de acadea. Pune apoi biluțele în glazura de vanilie și lasă-le să se usuce într-o tavă. Dacă vrei să dai un plus de culoare preparatului, poți folosi un topping colorat.

2. Macrons cu caramel și cocos

Ingrediente:

360 g nucă de cocos mărunțită

Mod de preparare:

Într-o oală așezată pe aragaz la foc mediu pune laptele, untul și caramelele. Lasă totul să se topească, dar ai grijă ca amestecul să nu fiarbă. Când caramelul s-a topit, adaugă nuca de cocos și amestecă bine. Folosește o lingură pentru a forma mai multe macarons, după care pune-le pe o hârtie de copt și lasă-le să se răcească. Topește ciocolata între timp și ai grijă ca fiecare macarons să aibă o parte învelită în ciocolată. Lasă apoi prăjiturile să se răcească și stropește-le cu sare de mare.


Cristina's world

Cu totii stim trandafirasii dragalasi de pe prajituri si torturi. In majoritatea cazurilor ei se fac din pasta de zahar in care sunt adaugati coloranti alimentari.
Dorindu-mi niste trandafirasi pentru un tortulet, insa neavand nici pasta de zahar si nici coloranti, am cautat pe internet si am dat peste ideea Plicuricei de pe forumul Culinar.ro. Ea propunea fabricarea de trandafirasi din caramele. Desteapta idee, nu ?
Ea a folosit caramele Sugus, insa eu am incercat cu caramele simple Cipi si cu Maoam.

Am taiat caramelele in 5 bucatele, una mai mica si patru cat de cat egale.

Din bucatica mai mica am format o lacrima si am infipt-o in varful unei scobitoare:

Celelalte bucatele le-am pus pe rand intre doua bucati de folie si le-am intins cu sucitorul in forme alungite si ovale.

. pe care le-am lipit artistic :) si circular de lacrima infipta in scobitoare.
Si gata trandafirasii :) Usor, nu? :) Va spun cu mana pe inima ca este foarte usor de facut si nu va trebuie cine stie ce indemanare artistica :)
Scobitorile "inflorite" le infigeti intr-un buretel de vase pentru a sta verticale pana la folosire.
Atentie! Trandafirasii se pastreaza la rece pana la folosire!


Cum sa faci trandafiri din pasta de zahar

1. Fa bilute 10 bilute mici din pasta de zahar de aproximativ 1 cm.


2. Baga bilutele intr-o punga de plastic si apasa cu degetul pe fiecare dintre ele, insa numai pe o parte a pungii, astfel incat mijlocul sa fie mai bombat.


3. Rulam intre degetul mare si cel aratator prima petala, cu partea mai subtire in sus.


4. Umeziti alte 2 petale si adaugati-le in jurul primei, tot cu partea mai subtire in sus. Daca vreti sa faceti un trandafir mai mare, trebuie sa lasati fondantul sa se intareasca inainte de a mai adauga alte petale.


5. Trageti petalele cu grija in exterior pentru a da efectul de trandafir inflorit.


Cateva retete de caramele

Caramele moi cu ciocolata Ingrediente pentru 60 bucati: 125 g miere, 125 g praf de ciocolata, 125 g zahar, 125 g unt. Preparare: Se amesteca totul intr-o cratita. Se incalzeste amestecul, apoi se fierbe 7 minute. Se varsa in forme date cu ulei, pe o placa de marmura sau de sticla. Se decupeaza in formele dorite.

Caramele moi cu cafea
Ingrediente: 125 g miere, 225 g zahar, 200 g smantana mai groasa, 30 g cafea solubila, 10 ml lapte.
Preparare: Puneti zaharul intr-o cratita, adaugati smantana, mierea, laptele, topiti totul. Lasati sa fiarba la foc mic 15 minute. Apoi adaugati cafeaua si amestecati. Turnati pe marmura sau sticla si decupati.

Caramele tari cu ciocolata
Ingrediente: 125 g miere, 125 g praf de ciocolata, 125 g zahar, 125 g unt.
Preparare: Se amesteca totul intr-o cratita. Se incalzeste, apoi se fierbe 22 de minute. Se toarna pe o bucata de marmura sau sticla si se taie cand sunt caldute.

Caramele tari cu cafea
Ingrediente: 250 g zahar, 100 g smantana proaspata, cafea solubila, 10 picaturi de suc de lamaie.
Preparare: Se amesteca intr-o cratita zaharul, cafeaua si sucul de lamaie. Se incalzesc si se fierb pana se leaga. Se adauga smantana si se cotinua fierberea pana se leaga foarte bine. Se toarna pe o placa de marmura sau sticla si se taie cand sunt caldute.


Video: Caramelos Sugus Anuncios de los 80s (Octubre 2021).