Nuevas recetas

El inversor de Hooters comienza la OPI

El inversor de Hooters comienza la OPI

Chanticleer Holdings Inc., propietario minoritario de Hooters of America, comenzó a cotizar el jueves en su oferta pública inicial de $ 11 millones.

Chanticleer, con sede en Charlotte, Carolina del Norte, compró una participación minoritaria en Hooters of America, de 450 unidades, con sede en Atlanta, en enero de 2011, y tiene derechos para desarrollar restaurantes Hooters en partes de Brasil, Hungría, Sudáfrica y otros mercados internacionales futuros y para operar un empresa conjunta con una franquicia actual en Australia.

Con su OPI, Chanticleer emitió más de 2.4 millones de unidades a $ 4.50 por acción con una garantía para comprar otra acción a $ 5. Las acciones de Chanticleer cotizan en el mercado de capitales NASDAQ como HOTRU.

La compañía dijo en un comunicado que "planea usar los ingresos netos de esta oferta para invertir en franquicias internacionales de Hooters, pagar la deuda existente y para capital de trabajo corporativo en general".

Merriman Capital Inc. y Dawson James Securities Inc. actuaron como corredores de libros en la oferta de Chanticleer.

Chanticleer y un grupo de inversores de capital privado adquirieron Hooters of America en enero de 2011. Otros inversores incluyeron a H.I.G. Capital; KarpReilly LLC; y Kelly Hall, presidente de Texas Wings Inc., la mayor franquicia de Hooters en los Estados Unidos.

Mike Pruitt, director ejecutivo de Chanticleer, es miembro de la junta de Hooters of America, que tiene unidades en 44 estados y 28 países extranjeros.

Póngase en contacto con Ron Ruggless en [email protected]
Síguelo en Twitter: @RonRuggless


OPI de Facebook: después del bombo, los inversores apuestan por la esperanza

Relacionada

Ocho años después de lanzar Facebook en un dormitorio de Harvard, Mark Zuckerberg está a punto de llevar a cabo una de las ofertas de acciones más valiosas en la historia de los EE. UU. casi $ 20 mil millones. Miles de empleados y los primeros inversores obtendrán miles de millones más. Pero la oferta pública inicial de Facebook # 8217 es más que solo grandes números como la valoración de la compañía # 8217 de $ 100 mil millones. Se trata del surgimiento de Internet como una plataforma social global que está revolucionando industrias enteras. A medida que las acciones de Facebook (FB) comienzan a cotizar esta mañana, aquí hay algunas cosas a tener en cuenta sobre este evento único en una década.

La salida a bolsa de Facebook # 8217 representa el triunfo del bombo y la esperanza sobre el análisis financiero. Esta es la oferta pública inicial más comentada desde que Google salió a bolsa en 2004 & # 8212 en aproximadamente una quinta parte de Facebook & # 8217 con una valoración de $ 100 mil millones. Los factores fundamentales tienen dificultades para justificar ese precio en la actualidad, por lo que los inversores de Facebook están apostando por un fuerte crecimiento de los ingresos y las ganancias en los próximos años. Con mil millones de dólares en ganancias el año pasado, la compañía tiene una relación precio-ganancias extremadamente alta de 100 a 1, más alta que la de Google cuando el titán de las búsquedas se hizo público en 2004. Y para cuando se hizo pública, Google ya había creó AdWords, la función de anuncios de búsqueda que sigue generando enormes beneficios. El negocio publicitario de Facebook está mucho menos desarrollado.

La naturaleza inherentemente social de Facebook es un desafío para el negocio publicitario de la empresa. Las personas utilizan principalmente los servicios sociales para pasar el rato con sus amigos, no para buscar o comprar. Google, por el contrario, es un sitio que la gente usa & # 8212 por definición & # 8212 porque & # 8217 están buscando algo & # 8212 a menudo algo para comprar & # 8212, por lo que existe & # 8217 una oportunidad natural para presentar anuncios. Cuando su objetivo es compartir enlaces y fotos, los anuncios pueden parecer una distracción. Mientras tanto, los usuarios de Facebook le han dado a la compañía un tesoro de datos personales listos para publicidad dirigida. El desafío de Zuckerberg & # 8217 ahora es usar todos esos datos para generar el tipo de beneficio que justificará la valoración altísima de Facebook & # 8217. Google pagó con creces para los inversores, pero es demasiado pronto para predecir un resultado similar para Facebook.

Desde el principio, Zuckerberg ha priorizado su idealista misión social por delante de las ganancias. En el prospecto de la OPI de la empresa, Zuckerberg escribió que no veía a su empresa ante todo como un negocio, o incluso, en realidad, como una empresa, sino como un medio de transformación social. & # 8220Fue construido para cumplir una misión social & # 8212 para hacer que el mundo sea más abierto y conectado & # 8221, escribió, y agregó que Facebook gana dinero al servicio del cumplimiento de su misión. Como copropietarios de una empresa pública, los inversores querrán que Zuckerberg haga del negocio de Facebook # 8217 la máxima prioridad para impulsar el crecimiento de las ganancias. El precio de las acciones dependerá de ello.

Pero los accionistas pueden tener pocos recursos para actuar, debido a una controvertida estructura de propiedad de clase dual que ha sido criticada por expertos en gobierno corporativo. Zuckerberg posee el 55% del control de voto de la compañía, lo que significa que será impermeable a los intentos de adquisición o accionistas activistas. Se puede entender cómo alguien como Zuckerberg querría mantener el control de su creación, pero al optar por salir a bolsa, ha adquirido nuevos copropietarios, que pueden querer ejercer cierta influencia sobre su inversión. Además, este tipo de control absoluto puede ser una receta para problemas en las grandes empresas públicas. (Ver News Corp.)

Facebook se ha convertido en un símbolo de Internet global. Comenzó como una historia de puesta en marcha. Luego se convirtió en una historia de capital de riesgo. Con el tiempo, se convirtió en una de las grandes historias empresariales de una generación. Sin embargo, la OPI de hoy es un hito en la historia de Internet como herramienta para la autoexpresión individual y la organización colectiva. También es un ejemplo dramático de un cambio generacional que está ocurriendo entre la clase empresarial, uno que eleva el cambio social como una prioridad junto con el éxito comercial.

A medida que Facebook se hace público, es fácil dejarse atrapar por los enormes números, incluidos los $ 9 mil millones que los primeros inversionistas y personas con información privilegiada pueden ganar. Pero la salida a bolsa de Facebook # 8217 es más que un grupo de jóvenes millonarios recién creados que compran grandes casas en Silicon Valley. Zuckerberg construyó una plataforma sin precedentes sobre Internet que está cambiando las industrias de medios, entretenimiento y publicidad. Y se convierte en un icono, la personificación de lo que un joven inteligente puede lograr utilizando esta nueva plataforma global. Hoy es la culminación de ocho años de arduo trabajo para el joven de 28 años. Es su gran día. Él se lo merece.


OPI de Facebook: después del bombo, los inversores apuestan por la esperanza

Relacionada

Ocho años después de lanzar Facebook en un dormitorio de Harvard, Mark Zuckerberg está a punto de realizar una de las ofertas de acciones más valiosas en la historia de los EE. UU. casi $ 20 mil millones. Miles de empleados y los primeros inversores obtendrán miles de millones más. Pero la oferta pública inicial de Facebook # 8217 es más que solo grandes números como la valoración de la compañía # 8217 de $ 100 mil millones. Se trata del surgimiento de Internet como una plataforma social global que está revolucionando industrias enteras. A medida que las acciones de Facebook (FB) comienzan a cotizar esta mañana, aquí hay algunas cosas a tener en cuenta sobre este evento único en una década.

La salida a bolsa de Facebook # 8217 representa el triunfo del bombo y la esperanza sobre el análisis financiero. Esta es la oferta pública inicial más comentada desde que Google salió a bolsa en 2004 & # 8212 en aproximadamente una quinta parte de Facebook & # 8217 con una valoración de $ 100 mil millones. Los factores fundamentales tienen dificultades para justificar ese precio en la actualidad, por lo que los inversores de Facebook están apostando por un fuerte crecimiento de los ingresos y las ganancias en los próximos años. Con mil millones de dólares en ganancias el año pasado, la compañía tiene una relación precio-ganancias extremadamente alta de 100 a 1, más alta que la de Google cuando el titán de las búsquedas se hizo público en 2004. Y para cuando se hizo pública, Google ya había creó AdWords, la función de anuncios de búsqueda que sigue generando enormes beneficios. El negocio publicitario de Facebook está mucho menos desarrollado.

La naturaleza inherentemente social de Facebook es un desafío para el negocio publicitario de la empresa. Las personas utilizan principalmente los servicios sociales para pasar el rato con sus amigos, no para buscar o comprar. Google, por el contrario, es un sitio que la gente usa & # 8212 por definición & # 8212 porque & # 8217 están buscando algo & # 8212 a menudo algo para comprar & # 8212, por lo que existe & # 8217 una oportunidad natural para presentar anuncios. Cuando su objetivo es compartir enlaces y fotos, los anuncios pueden parecer una distracción. Mientras tanto, los usuarios de Facebook le han dado a la compañía un tesoro de datos personales listos para publicidad dirigida. El desafío de Zuckerberg & # 8217 ahora es usar todos esos datos para generar el tipo de beneficio que justificará la valoración altísima de Facebook & # 8217. Google pagó con creces para los inversores, pero es demasiado pronto para predecir un resultado similar para Facebook.

Desde el principio, Zuckerberg ha priorizado su idealista misión social por delante de las ganancias. En el prospecto de la OPI de la empresa, Zuckerberg escribió que no veía a su empresa ante todo como un negocio, o incluso, en realidad, como una empresa, sino como un medio de transformación social. & # 8220Fue construido para cumplir una misión social & # 8212 para hacer que el mundo sea más abierto y conectado & # 8221, escribió, y agregó que Facebook gana dinero al servicio del cumplimiento de su misión. Como copropietarios de una empresa pública, los inversores querrán que Zuckerberg haga del negocio de Facebook # 8217 la máxima prioridad para impulsar el crecimiento de las ganancias. El precio de las acciones dependerá de ello.

Pero los accionistas pueden tener pocos recursos para actuar, debido a una controvertida estructura de propiedad de clase dual que ha sido criticada por expertos en gobierno corporativo. Zuckerberg posee el 55% del control de voto de la compañía, lo que significa que será impermeable a los intentos de adquisición o accionistas activistas. Uno puede entender cómo alguien como Zuckerberg querría mantener el control de su creación, pero al optar por salir a bolsa, ha adquirido nuevos copropietarios, que pueden querer ejercer cierta influencia sobre su inversión. Además, este tipo de control absoluto puede ser una receta para problemas en las grandes empresas públicas. (Ver News Corp.)

Facebook se ha convertido en un símbolo de Internet global. Comenzó como una historia de puesta en marcha. Luego se convirtió en una historia de capital de riesgo. Con el tiempo, se convirtió en una de las grandes historias empresariales de una generación. Sin embargo, la OPI de hoy es un hito en la historia de Internet como herramienta para la autoexpresión individual y la organización colectiva. También es un ejemplo dramático de un cambio generacional que está ocurriendo entre la clase empresarial, uno que eleva el cambio social como una prioridad junto con el éxito comercial.

A medida que Facebook se hace público, es fácil dejarse atrapar por los enormes números, incluidos los $ 9 mil millones que los primeros inversionistas y personas con información privilegiada pueden ganar. Pero la salida a bolsa de Facebook # 8217 es más que un grupo de jóvenes millonarios recién creados que compran grandes casas en Silicon Valley. Zuckerberg construyó una plataforma sin precedentes sobre Internet que está cambiando las industrias de medios, entretenimiento y publicidad. Y se convierte en un icono, la personificación de lo que un joven inteligente puede lograr con esta nueva plataforma global. Hoy es la culminación de ocho años de arduo trabajo para el joven de 28 años. Es su gran día. Él se lo merece.


OPI de Facebook: después del bombo, los inversores apuestan por la esperanza

Relacionada

Ocho años después de lanzar Facebook en un dormitorio de Harvard, Mark Zuckerberg está a punto de realizar una de las ofertas de acciones más valiosas en la historia de los EE. UU. casi $ 20 mil millones. Miles de empleados e inversores tempranos cosecharán miles de millones más. Pero la oferta pública inicial de Facebook # 8217 es más que solo grandes números como la valoración de la compañía # 8217 de $ 100 mil millones. Se trata del surgimiento de Internet como una plataforma social global que está revolucionando industrias enteras. A medida que las acciones de Facebook (FB) comienzan a cotizar esta mañana, aquí hay algunas cosas a tener en cuenta sobre este evento único en una década.

La salida a bolsa de Facebook # 8217 representa el triunfo del bombo y la esperanza sobre el análisis financiero. Esta es la oferta pública inicial más comentada desde que Google salió a bolsa en 2004 & # 8212 con una quinta parte de Facebook & # 8217 con una valoración de $ 100 mil millones. Los factores fundamentales tienen dificultades para justificar ese precio en la actualidad, por lo que los inversores de Facebook están apostando por un fuerte crecimiento de los ingresos y las ganancias en los próximos años. Con mil millones de dólares en ganancias el año pasado, la compañía tiene una relación precio-ganancias extremadamente alta de 100 a 1, más alta que la de Google cuando el titán de las búsquedas se hizo público en 2004. Y para cuando se hizo pública, Google ya había creó AdWords, la función de anuncios de búsqueda que sigue generando enormes beneficios. El negocio publicitario de Facebook está mucho menos desarrollado.

La naturaleza inherentemente social de Facebook es un desafío para el negocio publicitario de la empresa. Las personas utilizan principalmente los servicios sociales para pasar el rato con sus amigos, no para buscar o comprar. Google, por el contrario, es un sitio que la gente usa & # 8212 por definición & # 8212 porque & # 8217 están buscando algo & # 8212 a menudo algo para comprar & # 8212, por lo que existe & # 8217 una oportunidad natural para presentar anuncios. Cuando su objetivo es compartir enlaces y fotos, los anuncios pueden parecer una distracción. Mientras tanto, los usuarios de Facebook le han dado a la compañía un tesoro de datos personales listos para publicidad dirigida. El desafío de Zuckerberg & # 8217 ahora es usar todos esos datos para generar el tipo de beneficio que justificará la valoración altísima de Facebook & # 8217. Google pagó con creces para los inversores, pero es demasiado pronto para predecir un resultado similar para Facebook.

Desde el principio, Zuckerberg ha priorizado su idealista misión social por delante de las ganancias. En el prospecto de la OPI de la empresa, Zuckerberg escribió que no veía a su empresa ante todo como un negocio, o incluso, en realidad, como una empresa, sino como un medio de transformación social. & # 8220Fue construido para cumplir una misión social & # 8212 para hacer que el mundo sea más abierto y conectado & # 8221, escribió, y agregó que Facebook gana dinero al servicio del cumplimiento de su misión. Como copropietarios de una empresa pública, los inversores querrán que Zuckerberg haga del negocio de Facebook # 8217 la máxima prioridad para impulsar el crecimiento de las ganancias. El precio de las acciones dependerá de ello.

Pero los accionistas pueden tener pocos recursos para actuar, debido a una controvertida estructura de propiedad de clase dual que ha sido criticada por expertos en gobierno corporativo. Zuckerberg posee el 55% del control de voto de la empresa, lo que significa que será insensible a los intentos de adquisición o a los accionistas activistas. Se puede entender cómo alguien como Zuckerberg querría mantener el control de su creación, pero al optar por salir a bolsa, ha adquirido nuevos copropietarios, que pueden querer ejercer cierta influencia sobre su inversión. Además, este tipo de control absoluto puede ser una receta para problemas en las grandes empresas públicas. (Ver News Corp.)

Facebook se ha convertido en un símbolo de Internet global. Comenzó como una historia de puesta en marcha. Luego se convirtió en una historia de capital de riesgo. Con el tiempo, se convirtió en una de las grandes historias empresariales de una generación. Sin embargo, la OPI de hoy es un hito en la historia de Internet como herramienta para la autoexpresión individual y la organización colectiva. También es un ejemplo dramático de un cambio generacional que está ocurriendo entre la clase empresarial, uno que eleva el cambio social como una prioridad junto con el éxito comercial.

A medida que Facebook se hace público, es fácil dejarse atrapar por las enormes cifras, incluidos los $ 9 mil millones que los primeros inversores y personas con información privilegiada pueden ganar. Pero la salida a bolsa de Facebook # 8217 es más que un grupo de jóvenes millonarios recién creados que compran grandes casas en Silicon Valley. Zuckerberg construyó una plataforma sin precedentes sobre Internet que está cambiando las industrias de medios, entretenimiento y publicidad. Y se convierte en un icono, la personificación de lo que un joven inteligente puede lograr con esta nueva plataforma global. Hoy es la culminación de ocho años de arduo trabajo para el joven de 28 años. Es su gran día. Él se lo merece.


OPI de Facebook: después del bombo, los inversores apuestan por la esperanza

Relacionada

Ocho años después de lanzar Facebook en un dormitorio de Harvard, Mark Zuckerberg está a punto de realizar una de las ofertas de acciones más valiosas en la historia de los EE. UU. casi $ 20 mil millones. Miles de empleados y los primeros inversores obtendrán miles de millones más. Pero la salida a bolsa de Facebook # 8217 es más que solo grandes números como la valoración de la empresa por $ 100 mil millones. Se trata del surgimiento de Internet como una plataforma social global que está revolucionando industrias enteras. A medida que las acciones de Facebook (FB) comienzan a cotizar esta mañana, aquí hay algunas cosas a tener en cuenta sobre este evento único en una década.

La salida a bolsa de Facebook # 8217 representa el triunfo del bombo y la esperanza sobre el análisis financiero. Esta es la oferta pública inicial más comentada desde que Google salió a bolsa en 2004 & # 8212 con una quinta parte de Facebook & # 8217 con una valoración de $ 100 mil millones. Los factores fundamentales tienen dificultades para justificar ese precio en la actualidad, por lo que los inversores de Facebook están apostando por un fuerte crecimiento de los ingresos y las ganancias en los próximos años. Con mil millones de dólares en ganancias el año pasado, la compañía tiene una relación precio-ganancias extremadamente alta de 100 a 1, más alta que la de Google cuando el titán de las búsquedas se hizo público en 2004. Y para cuando se hizo pública, Google ya había creó AdWords, la función de anuncios de búsqueda que sigue generando enormes beneficios. El negocio publicitario de Facebook está mucho menos desarrollado.

La naturaleza inherentemente social de Facebook es un desafío para el negocio publicitario de la empresa. Las personas utilizan principalmente los servicios sociales para pasar el rato con sus amigos, no para buscar o comprar. Google, por el contrario, es un sitio que la gente usa & # 8212 por definición & # 8212 porque & # 8217 están buscando algo & # 8212 a menudo algo para comprar & # 8212, por lo que existe & # 8217 una oportunidad natural para presentar anuncios. Cuando su objetivo es compartir enlaces y fotos, los anuncios pueden parecer una distracción. Mientras tanto, los usuarios de Facebook le han dado a la compañía un tesoro de datos personales listos para publicidad dirigida. El desafío de Zuckerberg & # 8217 ahora es usar todos esos datos para generar el tipo de beneficio que justificará la altísima valoración de Facebook. Google pagó con creces para los inversores, pero es demasiado pronto para predecir un resultado similar para Facebook.

Desde el principio, Zuckerberg ha priorizado su idealista misión social por delante de las ganancias. En el prospecto de la OPI de la empresa, Zuckerberg escribió que no veía a su empresa ante todo como un negocio, o incluso, en realidad, como una empresa, sino como un medio de transformación social. & # 8220Fue construido para cumplir una misión social & # 8212 para hacer que el mundo sea más abierto y conectado & # 8221, escribió, y agregó que Facebook gana dinero al servicio del cumplimiento de su misión. Como copropietarios de una empresa pública, los inversores querrán que Zuckerberg haga del negocio de Facebook # 8217 la máxima prioridad para impulsar el crecimiento de las ganancias. El precio de las acciones dependerá de ello.

Pero los accionistas pueden tener pocos recursos para actuar, debido a una controvertida estructura de propiedad de clase dual que ha sido criticada por expertos en gobierno corporativo. Zuckerberg posee el 55% del control de voto de la empresa, lo que significa que será insensible a los intentos de adquisición o a los accionistas activistas. Uno puede entender cómo alguien como Zuckerberg querría mantener el control de su creación, pero al optar por salir a bolsa, ha adquirido nuevos copropietarios, que pueden querer ejercer cierta influencia sobre su inversión. Además, este tipo de control absoluto puede ser una receta para problemas en las grandes empresas públicas. (Ver News Corp.)

Facebook se ha convertido en un símbolo de Internet global. Comenzó como una historia de puesta en marcha. Luego se convirtió en una historia de capital de riesgo. Con el tiempo, se convirtió en una de las grandes historias empresariales de una generación. Sin embargo, la OPI de hoy es un hito en la historia de Internet como herramienta para la autoexpresión individual y la organización colectiva. También es un ejemplo dramático de un cambio generacional que está ocurriendo entre la clase empresarial, uno que eleva el cambio social como una prioridad junto con el éxito comercial.

A medida que Facebook se hace público, es fácil dejarse atrapar por las enormes cifras, incluidos los $ 9 mil millones que los primeros inversores y personas con información privilegiada pueden ganar. Pero la salida a bolsa de Facebook # 8217 es más que un grupo de jóvenes millonarios recién creados que compran grandes casas en Silicon Valley. Zuckerberg construyó una plataforma sin precedentes sobre Internet que está cambiando las industrias de medios, entretenimiento y publicidad. Y se convierte en un icono, la personificación de lo que un joven inteligente puede lograr con esta nueva plataforma global. Hoy es la culminación de ocho años de arduo trabajo para el joven de 28 años. Es su gran día. Él se lo merece.


OPI de Facebook: después del bombo, los inversores apuestan por la esperanza

Relacionada

Ocho años después de lanzar Facebook en un dormitorio de Harvard, Mark Zuckerberg está a punto de realizar una de las ofertas de acciones más valiosas en la historia de los EE. UU. casi $ 20 mil millones. Miles de empleados e inversores tempranos cosecharán miles de millones más. Pero la oferta pública inicial de Facebook # 8217 es más que solo grandes números como la valoración de la compañía # 8217 de $ 100 mil millones. Se trata del surgimiento de Internet como una plataforma social global que está revolucionando industrias enteras. A medida que las acciones de Facebook (FB) comienzan a cotizar esta mañana, aquí hay algunas cosas a tener en cuenta sobre este evento único en una década.

La salida a bolsa de Facebook # 8217 representa el triunfo del bombo y la esperanza sobre el análisis financiero. Esta es la oferta pública inicial más comentada desde que Google salió a bolsa en 2004 & # 8212 con una quinta parte de Facebook & # 8217 con una valoración de $ 100 mil millones. Los factores fundamentales tienen dificultades para justificar ese precio en la actualidad, por lo que los inversores de Facebook están apostando por un fuerte crecimiento de los ingresos y las ganancias en los próximos años. Con mil millones de dólares en ganancias el año pasado, la compañía tiene una relación precio-ganancias extremadamente alta de 100 a 1, más alta que la de Google cuando el titán de las búsquedas se hizo público en 2004. Y para cuando se hizo pública, Google ya había creó AdWords, la función de anuncios de búsqueda que sigue generando enormes beneficios. El negocio publicitario de Facebook está mucho menos desarrollado.

La naturaleza inherentemente social de Facebook es un desafío para el negocio publicitario de la empresa. Las personas utilizan principalmente los servicios sociales para pasar el rato con sus amigos, no para buscar o comprar. Google, por el contrario, es un sitio que la gente usa & # 8212 por definición & # 8212 porque & # 8217 están buscando algo & # 8212 a menudo algo para comprar & # 8212, por lo que existe & # 8217 una oportunidad natural para presentar anuncios. Cuando su objetivo es compartir enlaces y fotos, los anuncios pueden parecer una distracción. Mientras tanto, los usuarios de Facebook le han dado a la compañía un tesoro de datos personales listos para publicidad dirigida. El desafío de Zuckerberg & # 8217 ahora es usar todos esos datos para generar el tipo de beneficio que justificará la valoración altísima de Facebook & # 8217. Google pagó con creces para los inversores, pero es demasiado pronto para predecir un resultado similar para Facebook.

Desde el principio, Zuckerberg ha priorizado su idealista misión social por delante de las ganancias. En el prospecto de la OPI de la empresa, Zuckerberg escribió que no veía a su empresa ante todo como un negocio, o incluso, en realidad, como una empresa, sino como un medio de transformación social. & # 8220Fue construido para cumplir una misión social & # 8212 para hacer que el mundo sea más abierto y conectado & # 8221, escribió, y agregó que Facebook gana dinero al servicio del cumplimiento de su misión. Como copropietarios de una empresa pública, los inversores querrán que Zuckerberg haga del negocio de Facebook # 8217 la máxima prioridad para impulsar el crecimiento de las ganancias. El precio de las acciones dependerá de ello.

Pero los accionistas pueden tener pocos recursos para actuar, debido a una controvertida estructura de propiedad de clase dual que ha sido criticada por expertos en gobierno corporativo. Zuckerberg posee el 55% del control de voto de la empresa, lo que significa que será insensible a los intentos de adquisición o a los accionistas activistas. Se puede entender cómo alguien como Zuckerberg querría mantener el control de su creación, pero al optar por salir a bolsa, ha adquirido nuevos copropietarios, que pueden querer ejercer cierta influencia sobre su inversión. Además, este tipo de control absoluto puede ser una receta para problemas en las grandes empresas públicas. (Ver News Corp.)

Facebook se ha convertido en un símbolo de Internet global. Comenzó como una historia de puesta en marcha. Luego se convirtió en una historia de capital de riesgo. Con el tiempo, se convirtió en una de las grandes historias empresariales de una generación. Sin embargo, la OPI de hoy es un hito en la historia de Internet como herramienta para la autoexpresión individual y la organización colectiva. También es un ejemplo dramático de un cambio generacional que está ocurriendo entre la clase empresarial, uno que eleva el cambio social como una prioridad junto con el éxito comercial.

A medida que Facebook se hace público, es fácil dejarse atrapar por los enormes números, incluidos los $ 9 mil millones que los primeros inversionistas y personas con información privilegiada pueden ganar. Pero la salida a bolsa de Facebook # 8217 es más que un grupo de jóvenes millonarios recién creados que compran grandes casas en Silicon Valley. Zuckerberg construyó una plataforma sin precedentes sobre Internet que está cambiando las industrias de medios, entretenimiento y publicidad. Y se convierte en un icono, la personificación de lo que un joven inteligente puede lograr utilizando esta nueva plataforma global. Hoy es la culminación de ocho años de arduo trabajo para el joven de 28 años. Es su gran día. Él se lo merece.


OPI de Facebook: después del bombo, los inversores apuestan por la esperanza

Relacionada

Ocho años después de lanzar Facebook en un dormitorio de Harvard, Mark Zuckerberg está a punto de llevar a cabo una de las ofertas de acciones más valiosas en la historia de los EE. UU. casi $ 20 mil millones. Miles de empleados y los primeros inversores obtendrán miles de millones más. Pero la salida a bolsa de Facebook # 8217 es más que solo grandes números como la valoración de la empresa por $ 100 mil millones. Se trata del surgimiento de Internet como una plataforma social global que está revolucionando industrias enteras. A medida que las acciones de Facebook (FB) comienzan a cotizar esta mañana, aquí hay algunas cosas a tener en cuenta sobre este evento único en una década.

La OPI de Facebook # 8217 representa el triunfo de la exageración y la esperanza sobre el análisis financiero. Esta es la oferta pública inicial más comentada desde que Google salió a bolsa en 2004 & # 8212 con una quinta parte de Facebook & # 8217 con una valoración de $ 100 mil millones. Los factores fundamentales tienen dificultades para justificar ese precio en la actualidad, por lo que los inversores de Facebook están apostando por un fuerte crecimiento de los ingresos y las ganancias en los próximos años. Con mil millones de dólares en ganancias el año pasado, la compañía tiene una relación precio-ganancias extremadamente alta de 100 a 1, más alta que la de Google cuando el titán de las búsquedas se hizo público en 2004. Y para cuando se hizo pública, Google ya había creó AdWords, la función de anuncios de búsqueda que sigue generando enormes beneficios. El negocio publicitario de Facebook está mucho menos desarrollado.

La naturaleza inherentemente social de Facebook es un desafío para el negocio publicitario de la empresa. Las personas utilizan principalmente los servicios sociales para pasar el rato con sus amigos, no para buscar o comprar. Google, por el contrario, es un sitio que la gente usa & # 8212 por definición & # 8212 porque & # 8217 están buscando algo & # 8212 a menudo algo para comprar & # 8212, por lo que existe & # 8217 una oportunidad natural para presentar anuncios. Cuando su objetivo es compartir enlaces y fotos, los anuncios pueden parecer una distracción. Mientras tanto, los usuarios de Facebook le han dado a la compañía un tesoro de datos personales listos para publicidad dirigida. El desafío de Zuckerberg & # 8217 ahora es utilizar todos esos datos para generar el tipo de beneficio que justificará la valoración altísima de Facebook. Google pagó con creces para los inversores, pero es demasiado pronto para predecir un resultado similar para Facebook.

Desde el principio, Zuckerberg ha priorizado su idealista misión social por delante de las ganancias. En el prospecto de la OPI de la empresa, Zuckerberg escribió que no veía a su empresa ante todo como un negocio, o incluso, en realidad, como una empresa, sino como un medio de transformación social. & # 8220Fue construido para cumplir una misión social & # 8212 para hacer que el mundo sea más abierto y conectado & # 8221, escribió, y agregó que Facebook gana dinero al servicio del cumplimiento de su misión. Como copropietarios de una empresa pública, los inversores querrán que Zuckerberg haga del negocio de Facebook # 8217 la máxima prioridad para impulsar el crecimiento de las ganancias. El precio de las acciones dependerá de ello.

Pero los accionistas pueden tener pocos recursos para actuar, debido a una controvertida estructura de propiedad de clase dual que ha sido criticada por expertos en gobierno corporativo. Zuckerberg posee el 55% del control de voto de la empresa, lo que significa que será insensible a los intentos de adquisición o a los accionistas activistas. Uno puede entender cómo alguien como Zuckerberg querría mantener el control de su creación, pero al optar por salir a bolsa, ha adquirido nuevos copropietarios, que pueden querer ejercer cierta influencia sobre su inversión. Además, este tipo de control absoluto puede ser una receta para problemas en las grandes empresas públicas. (Ver News Corp.)

Facebook se ha convertido en un símbolo de Internet global. Comenzó como una historia inicial. Luego se convirtió en una historia de capital de riesgo. Con el tiempo, se convirtió en una de las grandes historias empresariales de una generación. Sin embargo, la OPI de hoy es un hito en la historia de Internet como herramienta para la autoexpresión individual y la organización colectiva. También es un ejemplo dramático de un cambio generacional que está ocurriendo entre la clase empresarial, uno que eleva el cambio social como una prioridad junto con el éxito comercial.

A medida que Facebook se hace público, es fácil dejarse atrapar por las enormes cifras, incluidos los $ 9 mil millones que los primeros inversores y personas con información privilegiada pueden ganar. Pero la salida a bolsa de Facebook # 8217 es más que un grupo de jóvenes millonarios recién creados que compran grandes casas en Silicon Valley. Zuckerberg construyó una plataforma sin precedentes sobre Internet que está cambiando las industrias de medios, entretenimiento y publicidad. Y se convierte en un icono, la personificación de lo que un joven inteligente puede lograr con esta nueva plataforma global. Today is the culmination of eight years of hard work for the 28-year-old. It’s his big day. He deserves it.


Facebook IPO: After the Hype, Investors are Betting on Hope

Relacionada

Eight years after launching Facebook in a Harvard dorm room, Mark Zuckerberg is about to pull off one of the most valuable stock offerings in U.S. history — and the largest ever in tech — making him one of the world’s richest men, worth nearly $20 billion. Thousands of employees and early investors will reap billions more. But Facebook’s IPO is about more than just big numbers like the company’s $100 billion valuation. It’s about the emergence of the Internet as a global social platform that’s disrupting entire industries. As Facebook (FB) stock begins trading this morning, here are a few things to keep in mind about this once-in-a-decade event.

Facebook’s IPO represents the triumph of hype and hope over financial analysis. This is the most-buzzed about IPO since Google went public in 2004 — at about one-fifth Facebook’s $100 billion valuation. Fundamental factors are hard-pressed to justify that price at present, so Facebook investors are betting on steep revenue and earnings growth over the next few years. With $1 billion in profit last year, the company has an extremely high price-to-earnings ratio of 100-to-1, higher than Google’s when the search titan went public in 2004. And by the time it went public, Google had already built AdWords, the search ad feature that continues to drive its massive profits. Facebook’s ad business is much less developed.

Facebook’s inherently social nature is a challenge for the company’s ad business. People primarily use social services to hang out with their friends, not search or shop. Google, by contrast, is a site that people use — by definition — because they’re searching for something — often something to buy — so there’s a natural opportunity to present ads. When your goal is to share links and photos, ads can seem like a distraction. Meanwhile, Facebook users have given the company a treasure-trove of personal data ripe for targeted advertising. Zuckerberg’s challenge now is to use all that data to generate the kind of profit that will justify Facebook’s sky-high valuation. Google paid off in spades for investors, but it’s far too early to predict a similar outcome for Facebook.

From the beginning, Zuckerberg has prioritized his idealistic social mission ahead of profits. In the company’s IPO prospectus, Zuckerberg wrote that he didn’t view his company first and foremost as a business — or even, really, as a company — but rather as a means of social transformation. “It was built to accomplish a social mission — to make the world more open and connected,” he wrote, adding that Facebook makes money in the service of accomplishing its mission. As co-owners of a public company, investors are going to want Zuckerberg to make Facebook’s business the top priority in order to drive earnings growth. The stock price will depend on it.

But shareholders may have little recourse for action, due to a controversial dual-class ownership structure that has been criticized by corporate governance experts. Zuckerberg owns 55% of the company’s voting control, meaning he will be impervious to takeover attempts or activist shareholders. One can understand how someone like Zuckerberg would want to maintain control of his creation, but by choosing to go public, he has taken on new co-owners, who may want to exercise some influence over their investment. Moreover, this type of absolute control can be a recipe for trouble at big public companies. (See News Corp.)

Facebook has become a symbol of the global Internet. It began as a start-up story. Then it became a venture capital story. Eventually it turned into one of the great business stories in a generation. Today’s IPO, however, is a milestone in the history of the Internet itself as a tool for individual self-expression and collective organization. It’s also a dramatic example of a generational shift taking place among the entrepreneurial class, one that elevates social change as a priority along with commercial success.

As Facebook goes public, it’s easy to get caught up by the huge numbers, including the $9 billion that early investors and insiders stand to gain. But Facebook’s IPO is about more than a crew of newly-minted young millionaires buying big houses in Silicon Valley. Zuckerberg built an unprecedented platform on top of the Internet that’s changing the media, entertainment and advertising industries. And he’s become an icon, the personification of what a smart young person can accomplish using this new global platform. Today is the culmination of eight years of hard work for the 28-year-old. It’s his big day. He deserves it.


Facebook IPO: After the Hype, Investors are Betting on Hope

Relacionada

Eight years after launching Facebook in a Harvard dorm room, Mark Zuckerberg is about to pull off one of the most valuable stock offerings in U.S. history — and the largest ever in tech — making him one of the world’s richest men, worth nearly $20 billion. Thousands of employees and early investors will reap billions more. But Facebook’s IPO is about more than just big numbers like the company’s $100 billion valuation. It’s about the emergence of the Internet as a global social platform that’s disrupting entire industries. As Facebook (FB) stock begins trading this morning, here are a few things to keep in mind about this once-in-a-decade event.

Facebook’s IPO represents the triumph of hype and hope over financial analysis. This is the most-buzzed about IPO since Google went public in 2004 — at about one-fifth Facebook’s $100 billion valuation. Fundamental factors are hard-pressed to justify that price at present, so Facebook investors are betting on steep revenue and earnings growth over the next few years. With $1 billion in profit last year, the company has an extremely high price-to-earnings ratio of 100-to-1, higher than Google’s when the search titan went public in 2004. And by the time it went public, Google had already built AdWords, the search ad feature that continues to drive its massive profits. Facebook’s ad business is much less developed.

Facebook’s inherently social nature is a challenge for the company’s ad business. People primarily use social services to hang out with their friends, not search or shop. Google, by contrast, is a site that people use — by definition — because they’re searching for something — often something to buy — so there’s a natural opportunity to present ads. When your goal is to share links and photos, ads can seem like a distraction. Meanwhile, Facebook users have given the company a treasure-trove of personal data ripe for targeted advertising. Zuckerberg’s challenge now is to use all that data to generate the kind of profit that will justify Facebook’s sky-high valuation. Google paid off in spades for investors, but it’s far too early to predict a similar outcome for Facebook.

From the beginning, Zuckerberg has prioritized his idealistic social mission ahead of profits. In the company’s IPO prospectus, Zuckerberg wrote that he didn’t view his company first and foremost as a business — or even, really, as a company — but rather as a means of social transformation. “It was built to accomplish a social mission — to make the world more open and connected,” he wrote, adding that Facebook makes money in the service of accomplishing its mission. As co-owners of a public company, investors are going to want Zuckerberg to make Facebook’s business the top priority in order to drive earnings growth. The stock price will depend on it.

But shareholders may have little recourse for action, due to a controversial dual-class ownership structure that has been criticized by corporate governance experts. Zuckerberg owns 55% of the company’s voting control, meaning he will be impervious to takeover attempts or activist shareholders. One can understand how someone like Zuckerberg would want to maintain control of his creation, but by choosing to go public, he has taken on new co-owners, who may want to exercise some influence over their investment. Moreover, this type of absolute control can be a recipe for trouble at big public companies. (See News Corp.)

Facebook has become a symbol of the global Internet. It began as a start-up story. Then it became a venture capital story. Eventually it turned into one of the great business stories in a generation. Today’s IPO, however, is a milestone in the history of the Internet itself as a tool for individual self-expression and collective organization. It’s also a dramatic example of a generational shift taking place among the entrepreneurial class, one that elevates social change as a priority along with commercial success.

As Facebook goes public, it’s easy to get caught up by the huge numbers, including the $9 billion that early investors and insiders stand to gain. But Facebook’s IPO is about more than a crew of newly-minted young millionaires buying big houses in Silicon Valley. Zuckerberg built an unprecedented platform on top of the Internet that’s changing the media, entertainment and advertising industries. And he’s become an icon, the personification of what a smart young person can accomplish using this new global platform. Today is the culmination of eight years of hard work for the 28-year-old. It’s his big day. He deserves it.


Facebook IPO: After the Hype, Investors are Betting on Hope

Relacionada

Eight years after launching Facebook in a Harvard dorm room, Mark Zuckerberg is about to pull off one of the most valuable stock offerings in U.S. history — and the largest ever in tech — making him one of the world’s richest men, worth nearly $20 billion. Thousands of employees and early investors will reap billions more. But Facebook’s IPO is about more than just big numbers like the company’s $100 billion valuation. It’s about the emergence of the Internet as a global social platform that’s disrupting entire industries. As Facebook (FB) stock begins trading this morning, here are a few things to keep in mind about this once-in-a-decade event.

Facebook’s IPO represents the triumph of hype and hope over financial analysis. This is the most-buzzed about IPO since Google went public in 2004 — at about one-fifth Facebook’s $100 billion valuation. Fundamental factors are hard-pressed to justify that price at present, so Facebook investors are betting on steep revenue and earnings growth over the next few years. With $1 billion in profit last year, the company has an extremely high price-to-earnings ratio of 100-to-1, higher than Google’s when the search titan went public in 2004. And by the time it went public, Google had already built AdWords, the search ad feature that continues to drive its massive profits. Facebook’s ad business is much less developed.

Facebook’s inherently social nature is a challenge for the company’s ad business. People primarily use social services to hang out with their friends, not search or shop. Google, by contrast, is a site that people use — by definition — because they’re searching for something — often something to buy — so there’s a natural opportunity to present ads. When your goal is to share links and photos, ads can seem like a distraction. Meanwhile, Facebook users have given the company a treasure-trove of personal data ripe for targeted advertising. Zuckerberg’s challenge now is to use all that data to generate the kind of profit that will justify Facebook’s sky-high valuation. Google paid off in spades for investors, but it’s far too early to predict a similar outcome for Facebook.

From the beginning, Zuckerberg has prioritized his idealistic social mission ahead of profits. In the company’s IPO prospectus, Zuckerberg wrote that he didn’t view his company first and foremost as a business — or even, really, as a company — but rather as a means of social transformation. “It was built to accomplish a social mission — to make the world more open and connected,” he wrote, adding that Facebook makes money in the service of accomplishing its mission. As co-owners of a public company, investors are going to want Zuckerberg to make Facebook’s business the top priority in order to drive earnings growth. The stock price will depend on it.

But shareholders may have little recourse for action, due to a controversial dual-class ownership structure that has been criticized by corporate governance experts. Zuckerberg owns 55% of the company’s voting control, meaning he will be impervious to takeover attempts or activist shareholders. One can understand how someone like Zuckerberg would want to maintain control of his creation, but by choosing to go public, he has taken on new co-owners, who may want to exercise some influence over their investment. Moreover, this type of absolute control can be a recipe for trouble at big public companies. (See News Corp.)

Facebook has become a symbol of the global Internet. It began as a start-up story. Then it became a venture capital story. Eventually it turned into one of the great business stories in a generation. Today’s IPO, however, is a milestone in the history of the Internet itself as a tool for individual self-expression and collective organization. It’s also a dramatic example of a generational shift taking place among the entrepreneurial class, one that elevates social change as a priority along with commercial success.

As Facebook goes public, it’s easy to get caught up by the huge numbers, including the $9 billion that early investors and insiders stand to gain. But Facebook’s IPO is about more than a crew of newly-minted young millionaires buying big houses in Silicon Valley. Zuckerberg built an unprecedented platform on top of the Internet that’s changing the media, entertainment and advertising industries. And he’s become an icon, the personification of what a smart young person can accomplish using this new global platform. Today is the culmination of eight years of hard work for the 28-year-old. It’s his big day. He deserves it.


Facebook IPO: After the Hype, Investors are Betting on Hope

Relacionada

Eight years after launching Facebook in a Harvard dorm room, Mark Zuckerberg is about to pull off one of the most valuable stock offerings in U.S. history — and the largest ever in tech — making him one of the world’s richest men, worth nearly $20 billion. Thousands of employees and early investors will reap billions more. But Facebook’s IPO is about more than just big numbers like the company’s $100 billion valuation. It’s about the emergence of the Internet as a global social platform that’s disrupting entire industries. As Facebook (FB) stock begins trading this morning, here are a few things to keep in mind about this once-in-a-decade event.

Facebook’s IPO represents the triumph of hype and hope over financial analysis. This is the most-buzzed about IPO since Google went public in 2004 — at about one-fifth Facebook’s $100 billion valuation. Fundamental factors are hard-pressed to justify that price at present, so Facebook investors are betting on steep revenue and earnings growth over the next few years. With $1 billion in profit last year, the company has an extremely high price-to-earnings ratio of 100-to-1, higher than Google’s when the search titan went public in 2004. And by the time it went public, Google had already built AdWords, the search ad feature that continues to drive its massive profits. Facebook’s ad business is much less developed.

Facebook’s inherently social nature is a challenge for the company’s ad business. People primarily use social services to hang out with their friends, not search or shop. Google, by contrast, is a site that people use — by definition — because they’re searching for something — often something to buy — so there’s a natural opportunity to present ads. When your goal is to share links and photos, ads can seem like a distraction. Meanwhile, Facebook users have given the company a treasure-trove of personal data ripe for targeted advertising. Zuckerberg’s challenge now is to use all that data to generate the kind of profit that will justify Facebook’s sky-high valuation. Google paid off in spades for investors, but it’s far too early to predict a similar outcome for Facebook.

From the beginning, Zuckerberg has prioritized his idealistic social mission ahead of profits. In the company’s IPO prospectus, Zuckerberg wrote that he didn’t view his company first and foremost as a business — or even, really, as a company — but rather as a means of social transformation. “It was built to accomplish a social mission — to make the world more open and connected,” he wrote, adding that Facebook makes money in the service of accomplishing its mission. As co-owners of a public company, investors are going to want Zuckerberg to make Facebook’s business the top priority in order to drive earnings growth. The stock price will depend on it.

But shareholders may have little recourse for action, due to a controversial dual-class ownership structure that has been criticized by corporate governance experts. Zuckerberg owns 55% of the company’s voting control, meaning he will be impervious to takeover attempts or activist shareholders. One can understand how someone like Zuckerberg would want to maintain control of his creation, but by choosing to go public, he has taken on new co-owners, who may want to exercise some influence over their investment. Moreover, this type of absolute control can be a recipe for trouble at big public companies. (See News Corp.)

Facebook has become a symbol of the global Internet. It began as a start-up story. Then it became a venture capital story. Eventually it turned into one of the great business stories in a generation. Today’s IPO, however, is a milestone in the history of the Internet itself as a tool for individual self-expression and collective organization. It’s also a dramatic example of a generational shift taking place among the entrepreneurial class, one that elevates social change as a priority along with commercial success.

As Facebook goes public, it’s easy to get caught up by the huge numbers, including the $9 billion that early investors and insiders stand to gain. But Facebook’s IPO is about more than a crew of newly-minted young millionaires buying big houses in Silicon Valley. Zuckerberg built an unprecedented platform on top of the Internet that’s changing the media, entertainment and advertising industries. And he’s become an icon, the personification of what a smart young person can accomplish using this new global platform. Today is the culmination of eight years of hard work for the 28-year-old. It’s his big day. He deserves it.


Ver el vídeo: Baile de las Chicas Hooters Via Vallejo sobre la barra, Sep 2017 (Octubre 2021).